¿Cómo enseñar con el Método de Casos?

startup-594091_640

 

Aprender es pensar. 50% de lo visto en el aula se considera viejo luego de 5 años, y el 50% de lo visto en las aulas con métodos tradicionales es olvidado por los estudiantes luego de 3 años (¡a veces antes!). Nuestra responsabilidad como docentes es de guiar a los estudiantes en la unión de la teoría y la práctica. Teoría + Práctica = Liderazgo.

El método de casos es un medio de aprendizaje en el que los estudiantes deben de extraer lecciones de aprendizaje de la experiencia de otros.  Los estudiantes leen sobre situaciones específicas para descubrir principios generales que puedan ser aplicados a otras situaciones. Este método logra la unión de la teoría con la práctica.

Al incluir el método del caso en nuestras lecciones, los docentes debemos de aprender: cómo resolver los casos y cómo enseñar con el método de casos.

El Análisis. Tradicionalmente se le sugiere al estudiante que lea el caso al menos 3 veces: la primera vez para orientarse (sin subrayar, ni tomar notas); la segunda vez para que vaya analizando el caso (tomando notas); y la tercera vez para que haga una revisión final (por si se le escapó algo importante).  El análisis usualmente requiere de 4 pasos: 1) Orientación de  situación, 2) Identificación del problema, 3) Análisis de posibles soluciones, 4) Recomendación y Plan de Acción.

7 Consejos para los profes:

La paciencia es una virtud. El análisis de casos es un proceso que requiere de paciencia con nosotros mismos y con nuestros estudiantes.  Esta metodología es más compleja: ya que demanda que manejemos el contenido Y el proceso.

Cada curso es un nuevo caso: No importa las veces que desarrollemos un caso en al aula, no siempre es igual, porque cada curso, y cada grupo es diferente. Tampoco importa cuántas veces hayamos hecho un caso, debemos de leerlo antes de cada lección.

Objetivos claros: El caso que elegimos debe de estar claramente atado a los objetivos del curso. En el momento en el que la discusión se aleja de los objetivos, debemos de tomar el mando y suavemente llevar a la clase a enfocarse en lo requerido. Si no tenemos claridad de cuáles son los objetivos, la discusión se puede salir de nuestras manos, y los objetivos de aprendizaje no serán logrados.

¡Te conozco, mosco! El aprendizaje se da de manera colectiva, debemos de conocer a nuestros estudiantes para que en conjunto logremos un buen análisis. ¿Hay alguien que tenga experiencia laboral?, ¿en qué industria? Debemos de buscar la participación activa de todos nuestros estudiantes, por ello también debemos de saber a quién le gusta participar y quién debemos de alentar en la participación.  Es nuestra responsabilidad crear un ambiente de respeto en donde todos los estudiantes se sientan a gusto.

¿Tiene buen ritmo? Las clases tienen un ritmo, ¿cuál será el ritmo de esta? ¿Cómo iniciar y cómo finalizar? No sabemos cómo va a ser el ritmo de la discusión, pero sí podemos preparar el inicio y el final de nuestra sesión.

Querido diario… Debemos de llevar un diario en donde anotemos los objetivos del caso, y el plan de trabajo sugerido con los tiempos y el ritmo.  Después de la sesión, debemos de reflexionar sobre cómo estuvo la sesión: ¿qué funcionó y por qué?, ¿qué no funcionó, y por qué? También es recomendable asignar los puntos de participación del estudiante inmediatamente después de la sesión (presencia, puntualidad,  preparación y participación).

¡Suave, no se vayan! Si bien queremos que la discusión sea guiada más por los estudiantes que por nosotros, es nuestra responsabilidad controlar los tiempos.  Si no lo hacemos, la sesión estará por concluir, y no habremos pasado de establecer el problema. SIEMPRE debe de quedar establecido cuál es el problema, las posibles soluciones, el análisis de cada solución, y cerrar con las lecciones aprendidas de parte de los estudiantes (no de parte del profesor, recuerde que somos facilitadores, únicamente).

Con el método de casos, todos enseñamos y todos aprendemos, siempre.

Cris Bravo es consultor organizacional e instructor en la Universidad de San Diego, California, y  en la Universidad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología, Costa Rica. Tiene amplia experiencia en la enseñanza universitaria con el método de casos y recibe capacitación continua en este ámbito en la Escuela de Negocios de Harvard. En este enlace accederá al PDF con la información del post: Enseñando con el método de casos

Comments are closed.